Fragmento de Un conde sin corazón.

UCSCFragmento del momento en el que Rose y Richard de Un conde sin corazón son conscientes de quien es el otro.

…Con una calma entrenada en horas de clase se sentó en la banqueta y sus dedos empezaron a volar por las teclas blancas y negras. Era cierto, la música aplacaba los demonios del alma y pronto se sintió transportada a un lugar de su mente lleno de paz, pero de repente esta se vio turbada. Se sintió observada desde el umbral de la puerta, su corazón se agitó cuando sus ojos se posaron en la esbelta y viril figura de su desconocido que, con cara de asombro, la miraba con fijeza. Fue solo un segundo, pero equivocó una nota, el calor ganó espacio por su cuerpo y tuvo que hacer un gran esfuerzo por seguir la pieza sin que nada de su anatomía denotara que quería salir corriendo…

partitura de Chopin

… Richard ya se había acercado a la puerta de la sala azul, que permanecía abierta. La música, que se había filtrado por el aire, en una tierna melodía, le había atraído de la misma forma como podían hacer los encantamientos. Pero descubrir a su intérprete lo impactó. Se quedó petrificado en el umbral, con la vista clavada en aquel rostro tan distinto e igual al que tenía grabado en su mente.

De reojo vio a su amigo entrar en la sala y saludar a su tía. Está lo contempló a la espera de algún saludo, pero no podía responderle. No era capaz de separar sus pupilas de aquella mujercita que, sin querer, se había saltado una nota al sentirse observada. El nocturno opus 9, número 2 de Chopin era una de sus obras favoritas. Casi le dolió la tensión del choque de sus miradas. Que ella también se sintiera azorada por aquel encuentro le gustó más de lo que era capaz de confesarse. Por algún extraño mecanismo su corazón, ese que siempre pensó que no tenía, empezó a latir de una forma muy distinta y experimentó un sentimiento al que no le supo poner nombre.

Si quieres seguir leyendo sigue el enlace de Un conde sin corazón en Me gusta leer

Y al terminar, por favor, déjame un comentario. Me ayudarás  a dar difusión y  a otros lectores a escoger esta lectura escribe tu opinióncor Nuria Rivera

Breve reseña de Viento de Otoño de Brenna Watson.

 

41kQLs13f5L._SY346_Sinopsis.

Una novela clásica del género histórico romántico ambientada en la Escocia del siglo XIV y con una protagonista de origen español.

Ella estaba dispuesta a arriesgarlo todo para encontrar un nuevo hogar.

Él no contaba con poner en peligro su honor y su vida. Ni con perder su corazón.

¿Logrará ella encontrar su lugar en la tierra de sus ancestros?

¿Conseguirá él cumplir su misión sin perder el alma en el intento?

 Antes de su muerte, el rey Robert the Bruce pidió a sus caballeros que enterraran su corazón en Tierra Santa para expiar sus muchos pecados.

En 1330, un grupo de guerreros escoceses, portando el corazón del rey en una urna de plata, partió con el propósito de luchar en las Cruzadas. El destino, sin embargo, los llevó hasta Castilla para luchar junto al rey Alfonso XI en la batalla de Teba.

Veintiséis años más tarde, Gabriela, hija deuno de aquellos guerreros, ha perdido a toda su familia. Acosada por su padrastro, abandona su Toledo natal en compañía del siempre fiel Angus Campbell, quien fuera mentor y compañero de armas de su padre. Juntos inician un largo periplo con destino a Escocia, donde ella espera encontrar un nuevo hogar entre los restos de su linaje.

 

Duncan, jefe de los guerreros del clan Montroe, valiente, temido y respetado por todos, recibe el encargo de entrenar a aquel joven imberbe que, recién llegado de Castilla, asegura llevar la sangre del clan en sus venas. Honorable y fiel a su laird, Duncan tratará de llevar a cabo su encargo, pero su mundo comenzará a resquebrajarse cuando empiece a sentirse atraído por aquel exótico y agraciado joven.

Comentario

He leído Viento de Otoño de Brenna Watson en un par de días, me tenía tan atrapada que no podía parar de leer. Es de esas novelas que con las primeras líneas ya sabes que será una gran historia, por la manera con la que la autora transmite las emociones, los sentimientos y las acciones de los personajes.

Las descripciones del entorno te hacen ver las montañas y los espacios y puedes llegar a creer que estás ahí con Gabrielle y Duncan. Me ha gustado mucho, no, me ha encantado. La ambientación, los diálogos, la construcción de los personajes, del romance, la historia… todo es brillante. El trabajo de documentación es fabuloso y me gusta su manera de transmitir la información, dosificándola, integrando la digresión en la historia de un modo que no se ve forzado ni de relleno.

La fuerza y coraje de Gabriela me ha fascinado y conmovido al mismo tiempo (una mujer fuerte en una época muy dura) y el encanto, ternura y conflictos del aguerrido Duncan no lo hace indiferente, pero si hay un personaje que me ha conquistado ha sido Micheal.

Es una novela preciosa, me ha encantado. Se encuentra en formato eBook y en papel. Yo la he leído en mi kindle, pero es de esos libros que te gusta tener en tu estanteria.

Felicito a la autora por esta historia, sin duda os la recomiendo.

cor Nuria Rivera

 

Opiniones de lectoras sobre “No llores, princesa”

Enlace libro
Captura de pantalla 2019-06-29 a las 1.40.17
Carol

24 de marzo de 2019

Formato: Versión KindleCompra verificada
Cliente Amazon

7 de abril de 2019

Formato: Versión KindleCompra verificada
Lola

27 de marzo de 2019

Formato: Versión Kindle
Bego

4 de julio de 2019

Formato: Versión Kindle

Opiniones de clientes más útiles en Amazon.com

Amazon.com: 5,0 de 5 estrellas 1 opiniones
LibertyWhitt
5,0 de 5 estrellasPRECIOSA
12 de abril de 2019Publicado en Amazon.com
Formato: Versión KindleCompra verificada

 

Hoy conocemos a… Nuria Rivera

Hace unos días, en la página de Selecta (de Penguin Ramdon House), salió este texto que me pidió la editorial hace tiempo. Te lo traigo por si quieres conocerme un poco más como escritora.

Entrada original de Hoy conocemos a … Nuria Rivera en página de Selecta Selección BDB

Captura de pantalla 2019-05-08 a las 22.13.19

¡¡Hola!! Soy Nuria Rivera.
Detrás de este nombre hay una barcelonesa muy urbana, una psicóloga para quien escribir es terapéutico y una mujer que nunca pensó que la romántica le daría tanto.
Si tuviera que pensar, y concretar, cuándo empecé a escribir mi mente volaría a la escuela. Si me esfuerzo, la memoria se sitúa en una clase, un espacio, un profesor y un cuento. Le siguieron otros y con doce años escribí mi primera novela. Algunas veces uno cuenta en su haber con un maestro que inculca a sus alumnos una pasión, yo tuve uno de esos. A él, y a mi madre que fue la primera persona que vi con un libro en la mano, le debo este amor por la literatura y por escribir.
La escritura siempre me ha acompañado y me he servido de ella para expresar mis emociones y sentimientos. Lo hice de adolescente a través de la poesía, con pequeños relatos, con cuentos que acumulaba en una libreta de espirales y que leían muy poquitas personas.
Con el tiempo espacié esa pasión y me dediqué a estudiar. Me formé como psicóloga y como psicoanalista. Llegué a presidir una asociación psicoanalítica y dirigí su revista, obtuve un doctorado y he ocupado, y ocupo, gran parte de mi tiempo en esta profesión que adoro.
Pero el deseo por la escritura siempre ha estado ahí, como esa fuerza interior que nos empuja a hacer algo. Para atenuarlo, escribía cuentos que regalaba, en navidad, a mi familia y amigos, pero el deseo era insistente, no abandonaba y resolví ponerlo a circular. Un día decidí cambiar mis prioridades. Abandoné algunos proyectos profesionales y me matriculé en la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés. Fue una de las mejores decisiones que he tomado, porque empecé a creer en mi sueño.
En el Ateneo estudié técnicas narrativas, conocí a otras personas que tenían las mismas inquietudes que yo. Me formé y aprendí el oficio de escribir. Y, sobre todo, me animé a salir del armario como autora. Allí nacieron algunas novelas a la par que preparaba el proyecto de fin de curso.
Escribí thriller y novela psicológica; piqué algunas puertas, participé en concursos, pero nadie respondió. Entonces empecé a trabajar en una novela sobre unas amigas con problemas de relación (esa novela aún está guardada en un cajón, virtual se entiende). Le siguió otra. Me sentí cómoda en el género romántico. Pero como no estaba muy segura me dio por leer lo que había en el mercado sobre novela romántica. Había sido una lectora que saltaba de un género a otro. Tuve que discriminar. Era la época de las Cincuenta sombras, de los vampiros, de los hombres dominantes y publicitaban por romántico lo que era erótica y al revés. Leí novelas buenas, regulares, mediocres y malas. De pronto me encontré escribiendo algo que me hubiera gustado leer: una novela que empoderara a la mujer, que levantara su autoestima, que le dijera: tú puedes, si no te gusta lo que tienes puedes cambiarlo. Por eso en mis novelas suelo situar mujeres fuertes, seguras, que pueden caerse, pero se levantan y creen en sí mismas; con conflictos psicológicos a los que se enfrentan y resuelven. Mujeres profesionales que suelo equiparar a los hombres. Si ellos tienen, ellas también. Y es que cuando escribo no puedo dejar encerrada en el armario a la psicóloga que vive en mí. Sus consejos, su saber, su manera de ver la vida se cuelan entre las líneas del texto, con un comentario o una frase dicha al descuido.
Un día descubrí la web de El rincón de la novela romántica y su concurso con Vergara y seleccioné una de las novelas que tenía y la envíe. Repetí con otra al año siguiente. Casi me había olvidado, tampoco esa vez estuve entre las finalistas, pero cuando recibí un mensaje en el que una editora, Lola Gude, me decía que estaban interesados en publicarme, tuve que leerlo varias veces. Por supuesto dije sí.
Un mundo nuevo se abrió ante mí. Me gusta pensar que la novela romántica me encontró. Me siento cómoda en ella porque puedo meter una trama se suspense, misterio y hasta un muerto. Y porque de lo que trata, igual que la psicología, es de sentimientos y emociones, de maneras de actuar, de decisiones que, equivocadas o no, conscientes o inconscientes, se tienen que asumir. Pero lo mejor que me ha dado la escritura, el género romántico, ha sido la gente que he conocido, las personas que se han cruzado en mi camino y sé que me acompañaran gran parte de mi viaje.
En mi profesión tardé mucho tiempo en autorizarme a llamarme psicoanalista, de hecho, siempre he preferido decirme psicóloga; sin embargo, muy pronto me sentí que era escritora. Justo el día en que El destino tiene otros planes se publicó, cambio mi vida. Porque ese título decía mucho de mí.
En la actualidad tengo cuatro novelas publicadas. El destino tiene otros planes, Algunas mentiras, La pasión dormida (finalista en el VIII Certamen El rincón de la novela romántica-Vergara en 2017) y No llores, princesa. He de sumar otra novela: Tu nombre en mis labios, una novela histórica (finalista en el IX Certamen de novela romántica de Vergara) y que próximamente verá la luz en eBook, y en papel, de la mano de Vergara. Otras publicaciones son dos relatos con los que he participado en dos de las Antologías de Selecta, la de Navidad 2018 y la de San Valentín 2019. Y entre mis proyectos más cercanos está el reto de la novela histórica, dentro de la romántica.
No sé que más podría contar. Tengo un marido estupendo que me apoya y anima a perseguir mis sueños. Mi vida se ha ajustado a la escritura, continuo con mi trabajo y mi tiempo libre, ese que le robo a la familia y a los amigos, se lo dedico a mis historias. Tengo la mente llena de proyectos, de historias, y espero que pronto se puedan hacer realidad.
Si quieres contactar conmigo puedes encontrarme en la página de autora de Me gusta Leer y en las redes sociales y si aún no has leído alguna de mis novelas te invito, desde aquí, a que lo hagas.
¡¡Un abrazo!!
Si quieres entrá y sígueme en mi página de autora en Facebook o Instagram
cor Nuria Rivera

Un libro por el día de Sant Jordi. 23 de abril 2019

Libro y rosas para el Dia internacional del libro. El 23 de abril en Barcelona, en Cataluña, se regalan rosas y libros por este día. Es una constumbre muy arraigada en la población catalana. Estoy convencida de que en más lugares de España, del mundo, en este día también hay una tradición alrededor de los libros.

sant-jordi-3363667_960_720

Aquí se cuenta en las escuelas la leyenda de Sant Jordi. Los niños saben que el caballero  salvó de las garras del dragón a la princesa y que, al atravesar su corazón con su espada, de la sangre que le salía del pecho, brotó una rosa. Sant Jordi regaló la rosa a la princesa en señal de su amor.

book-2287584__340

Libro y rosas. No importa el género que te guste, la lectura es siempre una buena opción. Te lleva a otros mundos, vives otras vidas, otras hisotrias, aprendes, te haces más sabio.

Antes de irme te recomendaré mis libros. Novelas románticas en las que podrás pasear por Barcelona, vivir amores apasionados, con secundarios y temas que no te dejaran indiferente. Novelas con las que te entretendrás, que te dejarán un buen sabor de boca, novelas que cuando acabes de leer la primera —espero—, querrás ir a buscar otra de mis historias.

Feliz Día del libro! Feliz Sant Jordi!

Página de autora en Me Gusta Leer (Penguin Ramdon House Grupo Editorial)

Página de autora y eBooks en Amazon

Diseño sin título(8)cor Nuria Rivera

 

Concurso: No llores, princesa

CONCURSO FACEBOOK 3 ebooks NO LLORES, PRINCESA

Durante la semana del 3 al 10 de abril de 2019 puedes participar en el SORTEO DE 3 EBOOKS de mi última novela: NO LLORES, PRINCESA.

Para hacerlo solo tienes que entrar en el siguiente enlace y seguir las instrucciones. Es muy fácil.

Enlace concurso: https://a.cstmapp.com/p/30795

El sorteo estará activo desde el miercoles 3 al 10 de abril, recuerda. Transcurrida esta semana se anunciará a los ganadores en mi página de autora en facebook https://www.facebook.com/nuriariveraescritora y por aquí.

Ánimate y participa. Corre la voz, si quieres.

Diapositiva1

cor Nuria Rivera

No llores, princesa

HEADER TWITTER NO LLORES, PRINCESA

 

No llores princesa - Nuria RiveraSinopsis

Dicen que de una boda siempre sale otra… y esto encontraremos en esta apasionante novela romántica de Nuria Rivera.

Mar y Enric no saben el efecto que producirá en ellos una noche de pasión inesperada. Cuando vuelven a encontrarse no podrán reprimir el deseo que sienten el uno por el otro.

Mar acude a la boda de su mejor amiga con el corazón roto. Necesita olvidar a Mat, que la ha engañado. Allí encuentra a Enric, un primo del novio, y pasan una apasionada noche de sexo. Pero Mat no está dispuesto a retirarse.

La casualidad hace que Mar y Enric se encuentren y sin darse cuenta se enamoraren. Sin embargo, las interferencias de sus exparejas sembrarán dudas en su relación y los pondrá a prueba. Los fantasmas de Mar se hacen realidad y su historia se repite. No puede soportarlo. Otra vez engañada, y con el sentimiento de humillación revoloteando a su alrededor, se marcha lejos para superar su dolor, olvidar a Enric y comenzar otra vida.

Pero el inmenso amor que sienten hará que descubran que no pueden vivir separados; sin embargo, tendrán que superar los obstáculos que otros se empeñan en poner en su camino, para distanciarlos, en su propio beneficio.

No llores, princesa (Amazon)

No llores, princesa (Google play)

QUOTE 7 NO LLORES, PRINCESAcor Nuria Rivera

Nota: Finalista en el IX Certamen de Novela Romántica Vergara

FINALISTADe pequeña me inculcaron que lo importante era participar. Así que lo he hecho en cuatro ocasiones y he conseguido el meritoso lugar de FINALISTA en el IX Certamen de Novela Romántica Vergara-RNR, dos veces. La primera fue el año pasado con La pasión dormida. Un romance contemporáneo en el que algunas circunstancias de la vida están determinadas por otras que quizás a priori no se saben. La segunda vez, en esta ocasión, con la novela: Tu nombre en mis labios. Una historia romántica ambientada en la Barcelona de la Exposición Universal de 1888.

Quien la sigue la consigue…, por lo menos eso dicen.

En el artículo que presenta la editorial informan de que han sido 228 novelas las presentadas al evento; por lo tanto, el mérito alcanzado es un importante logro. Desde aquí reitero mis felicitaciones a la ganadora Eleanor Rigby y a Yolanda Díaz de Tuesta, finalista también. Ambas grandes escritoras.

Captura de pantalla 2018-11-24 a las 9.40.52

Así que, ¿quién sabe? Quizás en un rato empiezo a elaborar un pequeño mapa que me lleve a escribir otra novela para presentarme al concurso del próximo año o, quizás, termino con la que estoy, que sus personajes me tienen atrapada en la historia y, sin que yo les dé paso, hablan en mi cabeza y cambian escenas a su libre albedrio. Os diré que esta situación, en ocasiones, me hace parecer un poco loca a ojos de mi familia, a quien bombardeo a preguntas sobre un tema importante que cruza la historia y, por suerte, tengo dos buenas fuentes de documentación que me han ayudado bastante en temas cruciales que mueven la trama.

¿Qué de que va esa nueva historia? Todavía es pronto para adelantar nada, pero pronto… pronto podré decir algunas cosas.

cor Nuria Rivera

Lectura recomendada: La sombra de Erin de Adriana Rubens.

513axTLew1LNo tuve dudas al elegir este libro; solo el nombre de la autora me bastó para saber que sería una gran novela. Y no me ha defraudado. La sombra de Erin me ha gustado mucho. No, me ha encantado, maravillado y fascinado. No conocía la mitología celta, pero el prólogo me atrapó de tal manera que quedé enganchada a la narración y eso que todavía no sabía que me iba a encontrar con mucha más magia.

Sobre la novela os cuento que hay una apasionada historia de amor. Que Elatha está para mojar pan, que tiene una parte oscura, pero también unos sentimientos firmes e inquebrantables hacia la mujer que ama y Diana es de esas mujeres fuertes que no se deja amedrentar por nadie y menos por Elatha, por muy dios que sea.

Decía que hay una apasionada historia de amor, pero hay mucho más. Hay misterio, intriga, recelos amenazas, dudas, amistad, traiciones, amor. ¿He dicho que hay pasión? Hay fantasía, dioses que aparecen de la nada, guerreros que se baten en luchas enfurecidas, humor, cuervos, castillos, magia. Mucha magia, no solo en la historia sino también en las palabras de la autora. Su narración es impecable.

La novela es la primera parte de una trilogía, pero Adriana la cierra no solo con un epílogo, sino con tres. No deja ningún fleco suelto y, además, nos abre las puertas para el segundo libro

.muckross-abbey-2743851_960_720

Felicito a la autora por esta novela tan fascinante en la que ha sabido combinar las leyendas celtas y la mitología con su buen hacer como escritora. Si ya me gustaba en sus otros géneros (contemporáneo o histórico) con esta novela de fantasía creo que se ha superado.

Recomiendo La sombra de Erin no solo porque es una historia preciosa y lo bien escrita y documentada que está; sino porque sus descripciones te transportan a esa isla Esmeralda que es Irlanda, puedes ver los paisajes, oler la tierra, sentir la brisa en la cara como si fueses tú la que circula en bicicleta. Y, si cierras los ojos, también puedes ver a un dios fomoriano, de una belleza sobrecogedora,  tumbado sobre una roca, relajado,  mientras su cuerpo se seca tras unas brazadas en las heladas aguas de un lago.

cor Nuria Rivera

Novela romántica versus novela erótica. (O… Hablamos de sexo)

 

couple-731890__340Desde hace algún tiempo la novela romántica ha virado del amor cortés, sentimental o platónico a un amor más “real”, con escenas eróticas o sexuales; descritas con más o menos arte. (No es que antes no se escribieran escenas de sexo, siempre han estado, era, ¿cómo decirlo…? de otra manera). La novela romántica se ha hecho más erótica.

Percibo que ese cambio no es del agrado de muchas lectoras, pero no creo que esto sea porque se asusten de tales descripciones, sino por el aumento de incluir escenas sexuales no solo en cantidad (incluso sin justificación en la trama) sino variopintas, que parecen más una sucesión de posturas del Kamasutra que de una trama romántica.

El sexo siempre ha estado, con mayor o menor medida, implícito en las novelas románticas; tal vez es algo que va con los tiempos. Antes se trataba de sentimientos, de escribir a flor de piel, se generaba emoción con un pequeño roce, una mirada, una puerta que se cerraba. Para ello contábamos con la sugerencia, se jugaba con las elipsis (supresión de una palabra o frase que puede comprenderse por el contexto), con lo poético. En la actualidad parece que somos más visuales, necesitamos la imagen que puede ser más o menos sugerente para llevarnos a la fantasía.

Quizás ahí estriba la confusión entre novela romántica y novela erótica. La diferencia está en incluir el amor, con o sin sexo; o el sexo, con o sin amor, en la relación de la pareja protagonista.

NOVELA ROMÁNTICA

NOVELA ERÓTICA

Conflicto centrado en la relación amorosa (romance) entre la pareja protagonista. Conflicto centrado en la relación sexual de la pareja protagonista.
Hilo conductor: el amor. Hilo conductor: el deseo, una obsesión, una fantasía, relación sexual.
Siempre tiene un final feliz. Los protagonistas acabaran juntos (con o sin boda). Los protagonistas no acaban juntos necesariamente.
Puede, o no, incluir escenas de sexo o eróticas, más o menos explícitas Incluye escenas de sexo o eróticas.

El erotismo es una herramienta que podríamos decir indispensable en la novela romántica. Hace referencia a todas las relaciones sensuales y no implica expresamente la descripción de la relación sexual. Se alimenta de miradas, de sugerir, de escenas y palabras con dobles sentidos o intenciones. Así se mantiene la tensión erótica que marca la relación amorosa. En novelas de regencia, por lo general, la relación sexual no tiene por qué aparecer; sin embargo, en novela romántica erótica sí. Podemos encontrar un nivel bajo, medio o de alto voltaje y ahí es donde ese subgénero puede tomar entidad propia. Esto es que las novelas románticas de alto voltaje pueden considerarse novelas eróticas, porque el conflicto está más en la trama sexual que en la amorosa, aunque esta se dé también. Pero la novela erótica tiene su límite cuando sobrepasa el sugerir para mostrar de forma cruda, obscena y explicita lo sexual. Hablamos entonces de novela pornográfica.

Por todos es sabido que una cosa en demasía cansa. He escuchado algunas veces eso de: “me he saltado las escenas eróticas”. Cada vez que lo escucho pienso si es que todas esas mujeres que lo dicen son reprimidas, si hablar de sexo aún da vergüenza o si en realidad se cansaban de tales descripciones porque había demasiadas en la novela.

Soy escritora de romántica y mis historias tienen escenas eróticas; puede ser que se me cuele alguna de más. En mi descargo diré que siempre son escenas que están justificadas por la trama y no aparecen cada dos páginas. Sin embargo, he escuchado estos comentarios y me han dado qué pensar. Eso me llevó a preguntarme por la cantidad de escenas eróticas que debería llevar una novela romántica. No he encontrado un consenso claro. Una vez leí que debía haber entre 5-7 escenas de ese tipo. La experiencia me ha llevado a comprender que la descripción detallada de más de 4 es excesiva. Por lo general es aceptable entre 3 y 4.

people-2589818__340

Antes de decidirme a escribir mi primera novela romántica leí muchas. Quería, y necesitaba, saber cómo trataban otras autoras el tema del erotismo. Encontré de todo: desde las que eran comedidas a las que daban una clase de anatomía; las recatadas que se notaba cuando se saltaban la escena (y no precisamente con una elipsis) a las vulgares que no ponían nada literario en la descripción de los pasajes.

Hace unos años a las novelas románticas cargadas de escenas eróticas algún iluminado las clasificó como “porno para mamás” (¡Vaya! Debe ser que los “papás” no consumen estos libros, ni tampoco las películas). Reconozco que me preocupaba. En un mundo donde todo y todos somos clasificables me inquietaba que a mi novela le pusieran ese apelativo. (¿Qué iba a pensar mi familia, mis amigos?) Ya tenía bastante con la censura del que piensa que escribir una novela romántica es escribir una “novelita”, algo sencillo y sin sustancia. Ya escribí sobre este aspecto en otro lugar, os animo a leer aquel post: ¿Por qué leer novela romántica?

En literatura, la descripción, más o menos detallada, de escenas sexuales o eróticas no solo está en las novelas románticas. Se encuentra también en otros géneros literarios. No importa si es comedia, drama o novela negra, el sexo aparece con más o menos intensidad (véase Maestra de L.S. Hilton que, por cierto, es un thriller) Y es que, nos guste o no, el sexo vende.

Volviendo a la novela romántica y no entro en si es histórica o contemporánea, el sexo puede estar en ambas, creo que lo artístico del termino está en la sutileza de las descripciones. La novela romántica en la actualidad pide este tipo de escenas (dónde se ponga el peso en la trama: en el amor o en el sexo, estará la distinción de los subgéneros, ya lo hemos visto antes). Y, para ser honesta, también lo he dicho antes, lo mucho cansa, aburre (de ahí que muchas lectoras se salten esos pasajes eróticos). Por otro lado, ya que me he arremangado con el tema, quisiera hacer alguna mención al vocabulario que se emplea para describir estas escenas. Abogo por un lenguaje claro, pero sin ser vulgar; que sea metafórico, poético, literario, sin ser visceral ni obsceno. Jugar con los recursos estilísticos. Podemos encontrar un abanico donde hay novelas que van desde las muy sutiles, donde el lenguaje casi abstracto nos hace saber que ahí ha pasado algo, hasta aquellas que son tan explicitas y descriptivas que parece que estamos viendo una película y dejan poco a la imaginación. Cruzar la línea que hay entre sugerir y mostrar a una explicación/descripción muy directa y explicita ya no es erotismo, sino pornografía y eso sí sabemos detectarlo todos.

Para mí, la construcción de una escena erótica tiene que ver con el argumento; con los personajes que he descrito (con la personalidad que les he adjudicado); con la trama (si lo pide o no); con la tensión; con el ritmo; con la temática que estoy tratando y, sobre todo, si está justificada en un momento o en otro de la historia. La experiencia me ha permitido afinar más en sus descripciones, combinar afectos y sentimientos de los personajes con los actos y también controlar la cantidad de estas escenas para no cansar y sí generar expectación y tensión sexual a la trama.

Aprendo cada día de lo que los lectores me dicen, de los consejos que recibo. Así que espero mejorar a cada paso.

Mis novelas son románticas con escenas eróticas, sí, y su final siempre es feliz. Quizás, si no las conoces, te animes a leerlas y verás que no hay que rasgarse las vestiduras, que el sexo es parte de las relaciones humanas, de la vida, que es una de nuestras pasiones. Como dice una amiga mía: la sal y la pimienta de la vida.

cor Nuria Rivera