Nueva edición papel de TRAZOS SECRETOS

Reedición de Trazos secretos de Yolanda Diaz de Tuesta.

solo DÍAZ DE TUESTA

TRAZOS SECRETOS (Edición PAPEL 2019. Tapa blanda)

En julio (el 11 estará a la venta) va a haber una reedición de TRAZOS SECRETOS, también en BOLSILLO, pero esta vez en tapa blanda y con esta bonita portada.

¿Os gusta? ¡A mí me encanta! ;DD Me hace ilusión vislumbrar un poco del rostro de Ana Cruz-Ortega.

El precio va a ser el mismo, menos de 10 euros. A ver si así se anima más gente a conocer la historia de Richard Arlington y Ana Cruz-Ortega.

Que se anime a venir a Kaifar ;DDD

Ver la entrada original

Rosa María Calaf: “Quien más te impresiona son las personas anónimas”

Reblogueando desde: Resistencia Literaria: Rosa Maria Calaf.

Resistencia Literaria

Sábado, 02-03-2019          Mayte Bonilla Castro

Nos acompaña hoy una de las mejores corresponsales que hemos tenido en este país, Rosa María Calaf, para hablarnos de su trayectoria profesional.

Empezaste estudiando Derecho, ¿de dónde vino la vocación periodística?

Fue casual. Yo hice Derecho, no porque fuera a ejercer de abogado, sino porque quería hacer la carrera diplomática. Lo que siempre tuve muy claro era que quería estar fuera. En las entrevistas cuento siempre que tuve la suerte de tener una familia que en aquella época en España, en los años 50, me empezaron a enviar a estudiar fuera los veranos. A una niña sola… Ahí mi padre -mi madre también, pero sobre todo mi padre- fue un hombre de una gran visión. Luego los idiomas, me pusieron a estudiar francés desde los seis años y cuando abrieron el Instituto Americano, también fui. Esto no lo dejaré nunca…

Ver la entrada original 1.554 palabras más

Antología SELECTA. San Valentín 2019. Varias Autoras

Una Antología llena de amor 💖 Un trabajo lleno de ilusión

solo DÍAZ DE TUESTA

¡Feliz San Valentín 2019!

Antología SELECTA. San Valentín 2019 Antología SELECTA. San Valentín 2019

Descárgala GRATIS

Llega esta segunda colección de relatos románticos sobre los personajes favoritos de las lectoras para disfrutar de esta fecha tan especial.

¡Celebra San Valentín con Selecta!

Son muchos los personajes secundarios que nos roban un trocito del corazón y nos dejan con ganas de saber qué fue de ellos. También hay muchas parejas de nuestras historias favoritas de las que nos encantaría saber algo más de su vida. Pues todo eso y mucho más es lo que podréis encontrar en esta antología de relatos cortos escritos con cariño, llenos de pasión, sentimiento y dulzura y con un romántico final feliz.

Eros, San Valentín, Cupido… no importa cómo lo nombremos, el amor aparece en algún momento de nuestras vidas.

Hay veces en que cuesta alcanzarlo; otras, está a un simple suspiro, y muchas veces no es fácil reconocer lo que…

Ver la entrada original 208 palabras más

Reblogueando: Desde el blog de solo Díaz de Tuesta: 06 Derivas literarias: Finalista del IX Certamen del PREMIO VERGARA -> GRADOS DE PASIÓN — solo DÍAZ DE TUESTA

Nunca mejor dicho. Game over, Díaz de Tuesta, si quieres algo, vuelve a empezar, bonita. Una vez más, me he quedado ahí, a las puertas de la victoria. Yo ya bromeo con el hecho de que, a estas alturas, se me puede considerar finalista profesional del Premio Vergara. Porque, aunque seguramente ya nadie lo recuerda […]

a través de 06 Derivas literarias: Finalista del IX Certamen del PREMIO VERGARA -> GRADOS DE PASIÓN — solo DÍAZ DE TUESTA

Nuria Rivera: “Para mí escribir es terapéutico”

ENTREVISTA desde el blog Resistencia Literaria.

Resistencia Literaria

Miércoles, 02-05-2018  Mayte Bonilla Castro

La entrevista de hoy es a Nuria Rivera, escritora de novela romántica y autora de El destino tiene otros planes y Algunas mentiras.

¿Cuándo supiste que querías escribir?

Escribo desde siempre. Es una parte de mí, de cómo soy. Pero no me desperté un día y dije “Hala, voy a escribir”. Tampoco eso de: “Mamá quiero ser escritora”. Escribir me ayudaba a expresarme, a estar bien conmigo misma. De niña, en el colegio me gustaba participar con mis textos, tenía un profesor que nos animaba mucho a hacerlo. De adolescente fui algo más reservada con ellos. Luego la vida me entretuvo en los estudios y una profesión apasionante. Pocos leían mis escritos (he de decir que no era porque no quisieran, sino porque yo no los mostraba). Sin embargo, en Navidad o por fechas señaladas suelo regalar a mi familia y amigos un…

Ver la entrada original 1.514 palabras más

Reblogueando: Personajes masculinos en la Novela Romántica Histórica. Por Díaz de Tuesta

Reblogueo desde el blog de Díaz de Tuesta

solo DÍAZ DE TUESTA

“Ellos” no podían faltar en esta serie de artículos. Sobre todo porque creo que todas las autoras de romántica le hemos dado vueltas a este tema en alguna ocasión.

¿Hay machismo en la novela romántica histórica? Pues… obviamente, sí.

“Ángel de Plata” de Johanna Lindsey, por ejemplo, fue una de mis novelas preferidas. Bueno, lo sigue siendo. Johanna no es una autora que me gustara mucho, ojo, tuvo de todo y algunas de sus novelas me parecieron flojas hasta rayar lo inaceptable, o así lo percibí yo, lo admito (que rabiaba ya en sus años de gloria por poder publicar en mi país, y no me era posible, porque el sistema editorial solo permitía el acceso a extranjeras).

Pero esa, en concreto, estaba muy bien, muy currada. De las pocas novelas de romántica que he releído. De hecho, fue una fuente vital para que yo pudiera escribir “Trazos secretos”

Ver la entrada original 1.929 palabras más

Lectura y escritura terapéutica.

¿Os ha ocurrido alguna vez que escucháis o leéis algo y se os desencadena una miríadarules-2330728__340 de emociones y sentimientos? Sí, verdad. A mí también. Por eso me gustaría hablar de “esas cosas” que nos tocan de los libros. A veces es un párrafo, una frase, una palabra.

Basta una palabra para que algo cambie. Las palabras tienen un poder que muchas veces infravaloramos. No queremos ver que algunas nos curan y otras nos enferman. Las hay que se nos enquistan y nos enturbian el alma o el corazón; otras nos hacen tener ilusión y expectativas y ponemos todo en espera. Hay palabras como “mañana” que están llenas de esperanza. Otras como “adiós” que cierran la puerta.

Una palabra, “Rosebud”, es la que da comienzo a una de las mayores obras del cine: Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941). La historia cuenta la vida y obra de Charles Foster Kane, empresario del mundo editorial que se mueve por una implacable búsqueda de poder (para quien no lo sepa está basada en la vida del magnate de la prensa William Randolph Hearst que, como dato, cuando se estrenó la película prohibió hablar de ella en sus periódicos). Está narrada en flashback, relata la investigación de un periodista que quiere conocer el significado de la última palabra pronunciada por el magnate antes de morir. “Rosebud” hará referencia a la única época en la que Kane fue feliz.

Cuando abrimos un libro solo vemos palabras, pero no todas nos tocan el corazón. He leído frases en algunas novelas que encierran una verdad, filosofía o análisis psicológico que nada tiene de envidiar a un ensayo o manual teórico. Por eso la literatura y la psicología (como expresaba en el post anterior) tienen una relación muy estrecha. Ambas hablan de emociones y sentimientos. De cómo poner a circular el deseo. De pasiones humanas. Y de esas pasiones no hay nadie exento.

Leer y escribir. Escritura y lectura van de la mano. Yo lo descubrí hace mucho tiempo. Leer puede resultar liberador, pero más lo es escribir. Escribe y pon en palabras tus miedos, tu dolor, tu enfado. Así esos fantasmas te molestarán menos, algunos incluso se evaporarán y otros podrás elaborarlos. Pasar por la palabra lo que sentimos en un momento dado nos ayuda a subjetivar, a pensar y eso ya es la mitad del camino que recorremos al buscar una solución a lo que nos ocurre.

A medida que pasamos por la palabra oral, o por la escritura (palabra escrita), los pensamientos estos conectan con las emociones y algo cambia en nuestro interior. Porque sin darnos cuenta una nueva idea nace y esta nos lleva a otra y sin saber cómo el malestar se aleja.

Hoy día no queremos pensar demasiado y de pronto cuando menos lo esperamos leemos una frase en un libro, en una novela, y ¡zas! nos tambaleamos. Quizás sea un pensamiento de un protagonista, algo que le ocurre o cómo resuelve o se enfrenta a un conflicto, a veces es la novela entera que trata un tema que nos toca. Si eso te ocurre no te agobies, significa que estás viva/o y que tienes remedio. Relájate y aprende de ese libro.

Hace algún tiempo participé en varios clubs de lectura. Es muy interesante y os lo recomiendo. Se aprende mucho. Era sorprendente como de todas las palabras, frases y oraciones del libro en cuestión, en muchas ocasiones coincidíamos la mayoría en destacar algunas. Que una frase o palabra toque el corazón, nos afecte o nos haga pensar es un logro.  Cada uno puede darle una significación, porque la lectura es algo particular, pero no son muy diferentes la mayoría de las veces.

Algunas personas, además de leer, necesitan escribir porque esa es la única forma con la que se sienten vivos. La escritura es su estilo de vida (como lo puede ser el yoga o deportista), la forma en la que se comunican con el resto de la gente. La herramienta que tienen para expresar lo que sienten. El recurso que les da un lugar y los salva. Porque la vida es caprichosa y a veces se nos pone del revés y no todos encajamos los problemas de la misma manera.

Sí, creo que escribir nos salva, igual que leer. Escribir puede ser una elección, pero no entiendo cómo hay gente que se jacta de no haber leído nunca un libro. Se está perdiendo tanto… Leer nos da la oportunidad de refugiarnos en otros mundos y experimentar otras historias. Nos abre una vía para sublimar y acceder a aquello que quizás nunca tendremos. Leer nos permite vivir otras vidas, ser felices en ellas y, quizás, alejarnos un poco, o bastante, de nuestra propia existencia.

Los efectos que la escritura y la lectura tienen sobre nuestro pensamiento, actitud y salud mental son muy positivos. Cómo decía Voltaire: Hacer lo que nos gusta es bueno para la salud. La mayoría de los síntomas de los que se hablan en las consultas de los médicos, los psicólogos y los psiquiatras tiene que ver con la amargura, con la decepción con la no aceptación de quién somos o cómo somos, de no querernos lo suficiente o de estar más pendientes de lo que perdimos que de lo que tenemos. La insatisfacción nos crea un gran agujero. Por estas cosas también se enferma el cuerpo.

La novela, y sobre todo la romántica, está llena de autoras que trabajan muy bien con los sentimientos y las emociones, con la frustración de perder y la satisfacción del ganar. Está llena de psicólogas en la sombra que con sus palabras animan a muchas lectoras en su día a día. Les muestran el camino que deben seguir para ser fuertes, no dejarse avasallar y cambiar el destino si este les hace una mala jugada. Por eso soy de las que piensan que no todo vale en la novela romántica. Interesa dibujar mujeres fuertes, con agallas, para que otras mujeres puedan identificarse. O por lo menos debe existir una evolución del personaje, en positivo, hacia la consecución de metas mejores. Quizás eso les ayude en su día a día y pronto puedan resolver algo que les pasa. Hay que enaltecer la autoestima, pero no la humillación y degradación. Tenemos que crear fantasías para poder soñar, idealizar y sublimar.

Escribir en momentos traumáticos exorciza los demonios y reactualiza las ganas de vivir. Poner palabras, que no somos capaces de decir, en boca de personajes nos ayuda a poder expresarnos. No es como poner tiritas sobre la herida, va más allá. La escritura da otra significación a lo vivido o imaginado. Ayuda a cicatrizar las heridas.

Me atrevería a decir que por todo esto la escritura es terapéutica.

COR CON NR

Literatura y Psicología

psicologia literatura

No por casualidad elijo este tema. En él uno mis dos pasiones: La literatura y la psicología. Ambas disciplinas conviven en un mundo en el que habitan las palabras, las emociones y los sentimientos; las actitudes y las pulsiones.

En el imaginario colectivo hay muchos cuentos infantiles que nos ayudaron a cruzar aquella etapa con mayor soltura: Juan si miedo, El sastrecillo valiente, El patito feo… Los cuentos de hadas tienen gran valor en la formación de la moral, la inteligencia, el desarrollo de las habilidades sociales y la empatía, entre otros aspectos emocionales.

Pero el objetivo de este escrito no es hablar de los cuentos, sino de cómo la literatura puede salvarnos, darnos un punto de vista que nos haga crecer. Y cómo la psicología, esa que algunos rechazan, niegan o, sin muchos argumentos, dicen que no creen en ella, está presente en nuestra vida, sin darnos cuenta, a través de los libros, los anuncios, las películas o las series televisivas. Seguro que conoces a Mafalda. Es un pozo inagotable de filosofía y psicología. ¿Quién no ha visto la película “Una mente maravillosa” donde se muestra la dureza de la esquizofrenia paranoide? O el Diario de Noah, ¿Te diste cuenta de que el tema era el Alzheimer? ¿Quién no ha visto alguna de las películas de Woody Allen? En todas, absolutamente en todas, podemos encontrar algún personaje con el que identificarnos por su histeria, obsesión, manías, temores… Podría seguir, este director y guionista es un gran conocedor de la psicología y dota siempre a sus personajes de conflictos neuróticos dignos del diván de un psicoanalista.

Me remito a algunos datos. Sigmund Freud (1856-1939; padre del psicoanálisis) ya subrayó en su época que la literatura advertía síntomas de la cultura. Pero antes que él, Moliere (1622-1673; dramaturgo, humorista y comediógrafo francés) y antes que este, Shakespeare (1564-1616; dramaturgo, poeta y actor inglés) nos mostraron en sus obras el padecimiento que por causa de las emociones y las pasiones podía sufrir el hombre hasta enfermar el cuerpo.

El enfermo imaginario (Moliere), obra escrita en verso, en clave de humor y sátira, está centrada en los médicos; sin embargo, es la historia de un hipocondríaco (aquel que teme a las enfermedades). Por su parte Shakespeare trató muchas de las emociones y estados psicológicos del hombre y la mujer en sus obras. Si analizamos sus tragedias encontramos que sus personajes suelen presentar síntomas físicos, conflictos psicológicos y relaciones desequilibradas. Cito tres de sus obras:

En Romeo y Julieta (historia de amor por excelencia) encontramos en la pareja protagonista los síntomas del enfrentamiento entre sus dos familias. El odio, el rencor está frente al amor y lo trágico de la relación. Desde el inicio los jóvenes enamorados están obligados a esconder su amor, lo que los llevará a tomar unas decisiones y terminar como terminan.

Hamlet, para muchos un loco, para otros un obsesivo o un enamorado que sufre (tendríamos para un debate) es la tragedia del deseo. Una obra en la que aparecen muchos conflictos psicológicos (expresados en diferentes personajes, pero incluso en el mismo protagonista). Él se finge loco para vengar la muerte de su padre, que por otro lado lo ha sumido en una profunda melancolía y sufre alucinaciones. Pero no todo el que sufre alucinaciones está loco… Por su parte, Ofelia sufre, se enferma…

Otelo, se presenta como la tragedia de la incomprensión. En ella luchan el amor puro, la pasión, el orgullo, los celos, la venganza… Sentimientos, emociones que mal elaboradas lo conducen al final trágico que todos conocemos de la obra.

Otras obras de la literatura universal subrayan estados psicológicos cercanos al conflicto o la demencia. Edipo Rey de Sófocles (en cuyo mito se basó Freud para explicar alguna de sus teorías), Medea de Eurípides (capaz de matar a sus propios hijos, en venganza, al sentirse ultrajada por su esposo), Los hermanos Karamazov de Dostoievsky (que cometen parricidio), Las heroínas dementes de las hermanas Brontë, o Madame Bovari de Gustave Flaubert, Anna Karenina de Tolstoi o La Regenta de Leopoldo Alas “Clarin”. Estas tres últimas, las más famosas adulteras de la literatura, expresan en sus cuerpos (al somatizar) el dolor de sus pasiones.

La literatura romántica no se queda exenta de esta circunstancia. Citaré algunas obras.

En primer lugar, y por el éxito cosechado, la archiconocida Cincuenta sombras de Grey de E.L.James. No hace falta que os desmenuce que sus gustos están muy relacionados con sus traumas infantiles que compensa de una manera particular. Vemos que el personaje masculino, Christian, está cargado de conflictos psicológicos y emocionales (recordemos que fue un niño maltratado) su bagaje emocional es bastante complejo: desconfiado, frío, cerrado, con un halo de tristeza y una coraza afectiva a la vez que posesivo, dominante y controlador. En cuanto a la protagonista femenina, Anastasia, está llena de inseguridades. Parece el patito feo que se convierte en precioso cisne. Ella, seducida por el magnetismo que él le produce entra en su juego, accede a sus deseos en una relación de sumisión (algunas voces dirían que es una relación patológica) y se propone salvarlo, algo que consigue con sus dotes de negociación. Pero en el fondo es el amor. Cuando el protagonista se enamora, puede, y está dispuesto a cambiar, entonces sus obsesiones y “necesidades” se van diluyendo.

Otra novela de este estilo es la trilogía: Mi hombre (Seducción, Obsesión, Confesión) de Jodi Ellen Malpas. Seguro que la conoces. Por muy interesante que nos pinte Jodi a Jessi Ward, algunas escenas me hacían pensar en la falta que le hacía al personaje un psiquiatra (y un poquito de medicación, también). Su obsesión en algunos pasajes raya lo paranoico y enfermizo. El personaje masculino también es celoso, posesivo, dominante, manipulador y está cargado de secretos. La protagonista femenina caerá en su red nada más conocerlo, la atracción la llevará a experimentar una pasión desenfrenada y querrá redimirlo. Algo que choca un poco es intentar comprender cómo ella soporta algunas cosas. Esto me hace pensar que cuando alguien está tan seducido por un otro que no anda muy bien, es que también le pasa algo. Porque a Ava hay que dale un par de tortas algunas veces. En esta novela podemos ver (igual que en 50 sombras) el daño de los conflictos no resueltos y cómo estos modelan la personalidad y la vida…

Pero bueno… Soy de las que piensan que en el amor no vale todo. Por eso cuando veo un personaje posesivo, celoso a rabiar, dominante y obsesivo pienso que hay quien puede confundir todo eso con amor. Y no, la obsesión no es amor.

En la novela romántica histórica, en muchas ocasiones, encontramos personajes que están atravesados por conflictos internos o motivaciones como la venganza y esa obsesión puede llegar a perjudicarlos mucho. Se me ocurren varias novelas en las que la venganza y el enfrentamiento por salir vencedor de una afrenta son el hilo que mueve la trama. Citaré algunas.

 Para hacer contigo lo que quiera de Raquel Mingo. Excelente texto que nos muestra la evolución del personaje que a pesar de que la venganza mueve sus intenciones hasta la obsesión, será el amor el que le permita evolucionar y salvarse.

Dos novelas de la gran Nieves Hidalgo, por ejemplo, Alma Vikinga, en la que la venganza, el odio y la codicia son su hilo argumental, su personaje protagonista acabará redimido por el amor, admirando a su Valkiria. O Brezo Blanco, donde el desagravio y el resarcimiento vuelven a ser un hilo conductor, junto a los fantasmas de un pasado que atormentan al protagonista y la negación de un sentimiento llamado amor.

Según lo expuesto, la conexión entre literatura y clínica no es algo novedoso. Ninguna novela escapa a la tragedia de la vida.

En las consultas de los psicólogos, psicoanalistas, médicos y demás profesionales que se ocupan del cuerpo y la mente, el dolor circula. Pero también transita el amor y el desamor, los conflictos internos, los rencores, las pasiones sublimadas, los ideales frustrados y los deseos reprimidos. Signos capaces de provocar síntomas. Todo esto que anda por los consultorios también puede recorrer las páginas de un libro (lo hemos visto). Algunos síntomas son muy novelescos. La novela de la vida no es más que un relato literario convertido en ficción.

Y como ficción tiene sus propias leyes que se manifiestan en la trama. La sucesión de giros que anudan y desanudan esa trama y una característica importante que no existe en la vida real del paciente: el objetivo de entretener al lector. A lo que sumamos un final feliz, por lo menos en la novela romántica debe haberlo.

COR CON NR

Os cuento…

En unos días mi compañera y amiga Marion S. Lee firma ejemplares en Madrid. Yo no podré ir, pero si tú estás, o vives en Madrid, pásate por la librería Sombra a  las 18:30h. este próximo sábado y disfruta un ratito de su charla y su compañía.

Por cierto, su libro: Hasta que tú llegaste es una historia de amor que se cuece a fuego lento, muy romántica y escrita con mucha ternura. Hazte con un ejemplar, lo tienes en papel y en todas las plataformas digitales.

22528277_10155744260112954_5724823069407895151_n

Otra cosa

En la página Lecturas y opiniones he incluído dos nuevos comentarios de libros.

Para hacer contigo lo que quiera de Raquel Mingo y Oriente en tus ojos de Isabel Jenner que se suman al que inauguró la sección: Maldito veintiuno de marzo de Maria Ferrer.

Buena semana y hasta la próxima!!cropped-cor-con-nr1