Balance de un año de escritura

clock-3837039__340Se acaba el año y tengo ya el 2019 cargado de buenos propósitos. Sin embargo, antes de que suenen las campanadas quiero hacer una especie de balance de este que se acaba.

El 2018 nació para mí con sentimientos encontrados. Por un lado, estaba feliz porque mi segunda novela: Algunas mentiras se publicaba el día 5 de enero y, todavía, no me había recuperado de todas las emociones que me habían agitado el corazón, 6 meses atrás, al publicar por primera vez y entrar en la gran familia que es Selecta. Mi vida había virado hacia una nueva profesión (sin dejar de lado la que ya tenía) y yo me autorizaba a llamarme escritora. Me había formado mucho para estar satisfecha de mis escritos, para dominar las técnicas narrativas, las leyes de la escritura. Escribir ya no era solo una afición, sino algo muy serio a lo que consagraba mi tiempo libre, en detrimento de mi familia que llegó a entender y aceptar mis ausencias a reuniones y salidas.

Ese gran esfuerzo lo vi recompensado al quedar finalista con la novela: La pasión dormida en el certamen de Vergara-Rincón de la Novela Romántica 2017 y que se publicaría en junio de 2018.

Decía que el inicio del año tuvo para mí sentimientos ambivalentes y es que la vida es puñetera y, cuando no lo esperábamos, mi familia recibió un revés. Mi suegra nos dejó de madrugada, en silencio, sin hacer ruido. Su corazón se paró porque ya lo había dado todo. Y me queda la satisfacción de verla reír cuando le explicaba esta aventura de escribir y su curiosidad cuando le hablaba de las personas que había conocido.

El ecuador del año me trajo una nueva publicación. La pasión dormida vio la luz y asistí a la presentación de Selecta en la Feria de Novela Romántica en Benicàssim. Qué encuentro, qué entorno tan bonito frente al mar, qué bien lo pasé, cuánta gente conocí. Me quedo con las risas, y un montón de fotografías, además de la emoción por hacerme con el premio a la mejor presentación.

El verano llegó, y las vacaciones, y viajé por el sur a ciudades con las que me siento unida por la familia que tengo allí y también por la amistad que ha puesto en mi camino a algunas escritoras. Marion S. Lee fue una gran cicerone por su ciudad, Cádiz. Sin ella, estoy convencida, no hubiera visto ni la mitad de los lugares, turísticos y de tapeo. Que no solo de cultura se vive.

Septiembre trajo el encuentro de Selecta y fue un momento interesante de aprendizaje, de presentaciones de libros de compañeros de editorial, de risas con las amigas en el hotel de concentración. De mini ruta turística con Lucía de Vicente. Madrid tendrá siempre para mí el sabor de mi primer bocata de calamares y pisar la puerta del Sol.

Antes de acabar el año, en noviembre, tuvo lugar el fallo del IX Certamen Vergara y he tenido el gran honor de quedar finalista, con una novela histórica. Todo un reto para mí, ya que hice un cambio de registro. Finalista, se dice pronto, llegar a ese lugar ya es un premio y un privilegio; aunque no mentiré, me llevé un sabor agridulce porque por segunda vez me quedé a las puertas (junto a la gran Yolanda Díaz de Tuesta). No hay mucho triunfo para las segundas, solo me queda perseverar.

Y llego a este último día del año con la ilusión de que el próximo es como una hoja en blanco, en el que tengo algunas líneas escritas. En el primer trimestre se publicará mi cuarta novela: No llores, princesa. Un romance contemporáneo cuyo escenario es Barcelona, como siempre en mis historias, y en el que un encuentro causal será el motor de una romántica historia de amor entre una abogada y un cirujano. Entre Mar y Enric.

Y… hasta aquí puedo leer…

Tengo más proyectos: Otra novela que verá la luz a lo largo del nuevo año: Tres días y una vida, un romance con un punto de misterio e intriga. Y pretendo seguir escribiendo y pensando historias, como algún relato para las Antologías de relatos románticos que proyecta Selecta (por San Valentín y en verano) y en la que ya he tenido el honor de participar estas navidades con el escrito: Un encuentro inesperado por Navidad.

De todo este año que termina me quedo con los momentos bonitos con las amigas, con las risas compartidas, con la generosidad de ayudarnos. Me guardo el tiempo con mi familia, pequeños y grandes instantes alrededor de una mesa, con una copa de vino en la mano, una cerveza, una coca cola, un buen helado o una tarta de hojaldre y chocolate. Me guardo los paseos por la playa al atardecer, de la mano de mi marido. Me guardo las charlas recordando a aquellos que ya no están y nos lo dieron todo. A los que sigo echando de menos todos los días.

 Pero le tengo ganas al Nuevo Año, la de aventuras que me aguardan. Espero que 2019 me traiga otras sorpresas, cumpla otros deseos, quizás algunos sueños perseguidos vean la luz… Nunca se sabe qué pasa con los sueños, yo los persigo porque solo así pueden alcanzarse.

¡¡¡¡Feliz y Próspero 2019!!!!

Diapositiva1(1)

Santa y el pequeño Blai.

NADAL

Santa y el pequeño Blai. Con mis mejores deseos. Feliz Navidad!!

Aquel corredor, donde se aguardaban las noticias de familiares y amigos, era todo lo que un lugar de espera no debería de ser: desangelado, con paredes blancas y frías; en las que ni siquiera un cartel de silencio decoraba la sala. Ni una sola planta que con su colorido diera una pizca de alegría. Casi escondida, una máquina de supuestas delicias, con sus casilleros medio vacíos y unas sillas de plástico incómodas, que recorrían el prolongado pasillo, era todo el mobiliario del lugar.

Fuera de allí, la ciudad y los comercios vestían sus mejores galas para recibir los días navideños. Pero en la gélida estancia parecía que el tiempo se había congelado y solo la cadencia del tintineo de una campana se filtraba como el aire por las rendijas de las ventanas.

El pequeño Blai, con ojos curiosos, buscaba el origen de tan peculiar sonido. Quería levantarse, investigar quien osaba perturbar el silencio de tan respetable sitio, pero no se atrevía. Su madre, sentada junto a él, agarraba su mano con fuerza, mientras sollozaba en silencio; quizás en la creencia de que él no se daba cuenta.

Nadie le había explicado qué hacían allí, pero él lo sabía.  Hacía un buen rato que habían llegado la abuela y sus tíos; incluso uno que hacía tiempo que no veía, porque su papá y él se habían disgustado. Eso se lo había escuchado decir a la otra abuela, pero ella ya no estaba; aquel verano se había ido al cielo. Y la echaba tanto de menos. Con ella habría podido hablar de lo que ocurría. En sus recuerdos encontró una de sus últimas charlas: «Observa a tu alrededor y las cosas te dirán qué pasa». Y en eso estaba. Miraba las caras afectadas de sus familiares, que desde los asientos de enfrente los contemplaban, a él y a su compungida madre, con vistazos disimulados, con muecas lastimeras, con pena en sus labios. Por un momento quiso gritarles y pedirles que sonrieran. Su papá siempre le decía que no le gustaban las caras tristes.

La melodía pareció acercarse por el pasillo, como si cruzara a otro recinto y aprovechó el descuido de su madre que aflojó su agarre para buscar algo en su bolso. Liberándose se levantó con prisa y se separó unas pocas zancadas.

—¡Blai! —gritó esta, en un susurró cortante, a la vez que estrujaba un pañuelo entre los dedos—. No puedes marcharte.

—Solo quiero ver a Papá Noel, no he podio darle mi carta.

—Déjalo ir, está aquí mismo —señaló el tío, casi un desconocido. Él era pequeño la última vez que lo vio.

Corrió por el pasadizo en busca del tintineo y encontró un cruce de caminos. Agudizó el oído, giró a su izquierda y en pocos pasos encontró una pequeña sala. Sin embargo, un poco más allá, unas puertas acristaladas se abrieron y salieron dos mujeres apesadumbradas. No lo dudó y entró, su papá estaría allí dentro. Sorteó un mostrador muy grande, donde una chica miraba el móvil; la musiquilla de un villancico la distrajo de su presencia y él pudo revisar, uno por uno, los pequeños cubículos que se distribuían en la pieza. Encontró a su padre en el último y su estampa lo asustó. Dormía; sin embargo, algunos cables lo ataban a varias máquinas, incluso tenía un tubo que hacía mucho ruido. Así era imposible descansar. Se le acercó sin miedo. A pesar de todas aquellas cosas, parecía muy plácido. Tenía los brazos sobre las mantas y agarró su mano como cuando paseaban por el parque. De un impulso se subió al colchón e inclinado sobre su oído le susurró.

—Papá despierta, es Nochebuena y mañana Navidad. Nos esperan los regalos en casa y has de hacer que mamá deje de llorar. —Lo zarandeó un poco y susurró conteniendo la emoción. Él no lloraba, ya era mayor—. Despierta. No te puedes quedar aquí solo.

Le dio un beso en la mejilla y lo notó frío. Quiso arroparlo mejor, pero alguien lo interrumpió.

—¡Ey! No puedes estar aquí.

La joven del mostrador lo había descubierto. Sin mediar palabra, Blai se escabulló y salió corriendo. Se refugió en la sala que había visto antes.  Al cruzar la puerta observó que el sitio era más bonito que donde su madre y él esperaban; para su sorpresa estaba lleno de gente; le parecieron duendes por sus ropas verdes o batas blancas. Sentado en una butaca, Papá Noel sostenía un vaso que alguien le entregaba y, de la humeante taza, salió un aroma que le recordó al chocolate caliente que los domingos desayunaba.

—¡Eh, Santa! —oyó llamar a alguien—. Quizás el crío no tuvo tiempo a entregar su carta.

—¿Qué haces aquí, pequeño? —preguntó el hombre orondo de barba blanca.

Al instante varios pares de ojos lo contemplaron; algunos con sonrisas en sus rostros, otros con censura en sus caras, pero nadie le dijo nada. Por unos segundos sus pupilas se clavaron en los iris azul cielo del hombre vestido de rojo que, tras un sorbo, había abandonado la bebida caliente sobre una mesa. Su mirada era tan clara como las aguas cristalinas del mar al que su padre lo llevaba. Si no fuera imposible hubiese dicho que le brillaban y sintió que el nudo que había en su pecho se aflojaba.

Un poco nervioso, sacó un papel arrugado de su bolsillo y miró al hombre con vacilación y duda; no sabía si entregarle aquel pliego que atesoraba y había escrito con prisa en el reverso de una propaganda. Blai, a pesar de la valentía de sus siete años, sabía que su letra no era bonita, ni que así se hacían las cosas. Quizás su padre se enfadaba. Lo habían esperado tanto tiempo en los grandes almacenes que cuando su madre recibió aquella llamada, que la puso tan nerviosa, tiró de su mano y no pudo entregar su lista de deseos. Sin embargo, ya no quería nada de aquello: Ni el barco de piratas, ni el camión de los cars. Ni siquiera aquel ridículo traje de Spiderman o el guante que lanzaba telarañas. Solo quería que su papá despertara.

La mano enguantada que lo invitaba a acercarse le dio el coraje que le faltaba y al llegar junto al hombre, con un rápido movimiento, este lo agarró por la cintura y lo sentó en su regazo.

—¿Qué te preocupa jovencito?

—No he podido dejar mi carta…

—Pero eso no es problema —señaló una simpática mujer que llevaba un gorro verde—. Puedes decírselo al oído a Santa.

 De pronto toda la gente que allí se congregaba dejó lo que hacía, un extraño pitido sonaba en algún lugar y como si fuese la sirena de su colegio, que anunciaba el fin del recreo, aquellas personas se marcharon apresuradas.

El viejo de barba blanca no se inmutó y le dijo que le explicara qué le pasaba. Blai sabía que tenía poco tiempo. Santa tenía que marcharse a repartir regalos, pero él no iba a entretenerlo mucho, solo pediría un único deseo.  Le contó al oído lo que sabía, no quería que viera que una lágrima le caía por la mejilla al acordarse de su papá. Un señor con un coche lo había atropellado, tenía un fuerte golpe en la cabeza y algunas costillas rotas; sin embargo, a pesar de los cables y el tubo que había visto, lo que más lo asustaba era que no pudiera despertar. Santa asintió con la cabeza, él le entregó el papel arrugado y, como si recordara algo, se bajó de sus rodillas y salió disparado. Su madre lo estaría buscando.

No se había equivocado. Al final del pasillo la divisó, parecía alterada. Se arrodilló para recibirlo y se le abrazó asustada.

—¿Dónde te habías metido? Nos han llamado. Eres tan pequeño aún, pero papá… papá ha despertado.

—¡Mamá… que ya soy grande!

El tintineo de una campana se acercó hasta ellos. Blai vio pasar a Papá Noel que, sin detenerse, siguió su camino con su inseparable saco al hombro. Entonces lo vio, un papel le caía al suelo y corrió hasta él. Al recogerlo lo reconoció: era su carta arrugada.

—¡Eh! —gritó sin saber qué decirle a Santa.

Sus miradas se cruzaron y de nuevo aquel brillo en sus ojos, azul claro, lo sobrecogió.  El hombre levantó una mano, como si fuera un soldado y saludara con dos dedos, le guiñó un ojo y con una gran sonrisa se despidió, a la vez que hacía sonar su campana.

—¡Ho-Ho-Ho… Feliz Navidad!

Diapositiva1

Nota de la autora: Este cuento está inscrito en Safe Creative bajo el  Código de registro: 1812169348232